CUENTOS Y LEYENDAS DE BAJA VERAPAZ

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

CUENTOS Y LEYENDAS DE BAJA VERAPAZ

Mensaje  Kiaby el Mar Nov 18, 2008 6:29 pm

Así, se cuenta en Cubulco que en el cerro Cajiup, en el valle del Urram, en Rabinal, viven los rajawales, que son los espíritus de la comunidad y la región. Entraron una vez dos comerciantes que iban a vender cerámica a Rabinal, como tenían mucha hambre se quedaron a dormir al pie del cerro Cajiup, desde donde se mira la cumbre del cerro de los Yaguales. En eso uno de ellos vio salir a la orilla del camino a un venado; entonces lo agarró, lo mató y se lo comieron. Así se durmieron. Uno de ellos, a lo lejos oyó que la voz del cerro Cajiup le decía al de los Yaguales que le habían matado a "su caballito", que ya no podría ir al trabajadero a ver a sus animales ni a cuidar el maíz, y le pedía que le prestara a sus perros para vengar a "su caballito".

"Como no, llevátelos, le dijo el cerro Los Yaguales". El comerciante se despertó asustado y le contó a su compañero lo que había oído, pero pensaron que sólo estaban soñando. Cuando el hombre que había oído la voz del cerro regresó a su casa, su mujer le contó que los coyotes habían llegado una noche y habían matado a todas las gallinas sin comérselas. Entonces, el comerciante se asustó y fue a pedir perdón al Señor del Cerro, "haciéndole una costumbre" para quitarle el enojo.

En El Chol, los Ajtzij sostienen que una vez un hombre llamado Juan Caleb había ofrecido un baile de Moros para la Virgen de Concepción, pero como no tenía dinero para el baile, se fue al cerro Pacoc y empezó a llorar; entonces apareció un anciano que se lo llevó al interior del cerro donde le enseñó todo tipo de trajes y le dijo que escogiera. La ropa que el Señor del Cerro le dio a Juan Caleb fue la más bella y galana; todos se quedaron admirados; pero este Juan Caleb no pudo guardar el secreto y lo contó todo, por lo que el Señor del Cerro Pacoc se enojó, y a través de un gran viento le quitó los trajes a los bailadores en plena fiesta y Juan Caleb se murió al poco tiempo.

Variantes de esta leyenda se encuentran en cada municipio de la región, pero especialmente en Salamá, San Miguel Chicaj y Granados, así como en Purulhá de ascendencia poqomchi'.

Otras leyendas de gran difusión en el departamento son la del origen del maíz. Los achi'es y poqomchi'es sostienen en sus mitos que en la circunscripción del departamento, el maíz se esparció de ahí al resto de Guatemala y al mundo. Sobresalen las variantes de la leyenda "Cuando el Dios Mundo encerró al maíz", muy arraigada en Cubulco, San Jerónimo, San Miguel Chicaj y Purulhá. En Granados, se narra que fue el cuervo el que encontró el maíz encerrado en el cerro de Las Burras; por eso en su cumbre hay un adoratorio de extraordinaria sacralidad para los pobladores del lugar.

Otras leyendas de esparcida vigencia son las del origen de los pueblos y de los santos patrones fundadores de los mismos. Así, cuentan los abuelos rezadores de Rabinal, que en los primeros tiempos, cuando San Pablo vivía en Tzamaneb', Rabinal, había un hombre llamado Yew Achí o K'iche', Achí que se robaba a los hijos de San Pablo. Este no podía luchar con Yew Achí porque siempre llegaba de noche. Cuando San Pablo se daba cuenta, ya habían desaparecido sus hijos. Cuentan que Yew Achí se llevaba a los hijos de San Pablo por docenas cargados en un mecapal. Santiago, el santo patrono de Kub'ul -Cubulco- se dio cuenta de lo que le ocurría a su hermano menor y le preguntó qué le estaba pasando. San Pablo se puso a llorar, entonces Santiago le dijo que se cambiaran de lugar y pueblo. Así, Santiago que era más fuerte, se puso a pelear con Yew Achí, pero éste se metía debajo de la tierra y el agua. Santiago lo controlaba cuando aquel intentaba salir, pero Yew Achí no lo dejaba. Entonces para que "no lo estuviera molestando", Yew Achí le pidió perdón a Santiago y le ofreció todas sus riquezas para que no lo mataran, pero Santiago no quería riquezas porque era muy humilde y bueno, por lo que no lo perdonó. Antes de matar a Yew Achí, éste pidió permiso para gritar siete veces, con lo que maldijo a los de Cubulco, por eso Santiago se tuvo que quedar en ese lugar como protector y patrono del pueblo.



Otras narraciones míticas de elevada belleza literaria existen en la zona. Así, en Salamá se narra la leyenda mítica de Kabracán. Cuentan los Ancianos Mayordomos o Ajtzij, que el Dios Mundo está sostenido por cuatro hombres gigantescos, que cuando se cansan "de sostenerlo a tuto", se cambian de posición y es cuando se producen los temblores de tierra. Por eso, a los temblores se les denomina cabracanes en la región. También se afirma que, "en cuanto empieza a temblar, las mujeres deben hacer "tur tur" como cuando llaman a las gallinas", para que Kabracán no se lleve el corazón del maíz, ya que éste es la sangre de los pueblos de Baja Verapaz. Variante de esta leyenda se conoce como "Sipac y los Tres Espíritus del Maíz", en San Jerónimo y "Sipac, El Poderoso", en Purulhá. También en San Miguel Chicaj existe la leyenda que cuenta la lucha entre la serpiente y el ángel del relámpago y el espíritu del maíz.

En Granados subsiste una de las más bellas narraciones orales de la región, la cual habla de que en los primeros tiempos había un Gran señor, dueño de cerros y valles que bajaba al pueblo una vez al año. Un día vio a una mujer muy hermosa de quien se enamoró. El Gran Señor fue a la casa de la muchacha y la pidió como su mujer, a cambio dio como dote un cofre con mucho dinero. La mujer se fue a vivir con el Gran Señor, y como éste la quería tanto, siempre la complacía. Entonces, los padres se aprovecharon de él y le sacaban de todo: plata, tierras, maíz, cacao y de todo. La muchacha de la pena se enfermó porque veía la ambición de sus padres. Ellos quisieron sacarle más dinero al Gran Señor y se fueron al cerro a visitarla, pero no encontraron nada, sólo una gran luz entre los árboles; entonces "cayeron en cuenta que esa luz era el espíritu de su hija; cuando el Gran Señor que estaba cerca los vio, se enojó y los convirtió en troncos de árbol. Después de llorar por muchos días a su mujer, el Gran Señor convirtió aquella luz hermosa en una flor blanca de inmensa belleza. Así fue como nació la Monja Blanca, Flor Nacional, que adorna y perfuma los valles y montañas de la Verapaz.

_________________

Kiaby
Admin

Mensajes: 30
Fecha de inscripción: 10/11/2008
Edad: 28
Localización: Guatemala

Ver perfil de usuario http://culturaguatemala.6forum.info/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.